Blog Solidario

Cuento ganador ;) Concurso “Cuento entre los dados”.

“Lo que de verdad importa”

Autores: German Hernando y Gema Iniesto

Un domingo Mayo, una pequeña niña de Madrid que vivía feliz en su casita, se despertó aquella mañana lluviosa. Rápidamente bajó las escaleras para jugar con sus muñecas, tal y como hacía todos los días que llovía y no podía salir a la calle a jugar con sus amigos. 

Mientras bajaba se percató de que su padre estaba preparando el desayuno y su madre haciendo pesas en el pequeño gimnasio de la casa. Cuál fue su sorpresa cuando percibió que las muñecas no estaban en su pequeño cofre de madera, donde guardaba todos sus juguetes.

 Preguntó a sus padres si ellos sabían dónde estaban y si por algún motivo ellos tenían sus muñecas. Después de pasar un tiempo buscando, se dieron cuenta de que no solo a ellos les faltaba algo. Casi todos los vecinos de la urbanización habían perdido algún objeto y había muchos niños llorando.

Entonces la madre de Adri, Perdonad… El nombre de la niña era Adriana, fue a preguntar a los vecinos y cuando volvió comunicó la noticia de lo sucedido. Al parecer el vecindario había sufrido una serie de robos o desapariciones. Uno de los niños no encontraba la camiseta de su equipo favorito y el vecino de enfrente, el padre de su amiga Elena no encontraba el trofeo que ganó en el campeonato de matemáticas del colegio y su mejor amigo Febres también había sufrido otro robo. Febres, que era un chico pelirrojo de la edad de Adri, no encontraba a su caballo. Un jamelgo enorme que le costaba domar y que se pasaba el día rebuznando. En cambio, sí que estaba el pesado de su Robot-Dron Bob que seguía dando la lata e interrumpía cualquier cosa que Febres hiciera. 

 Al parecer todos los habitantes de Madrid habían perdido sus objetos más preciados, la gente se puso a pensar que estaba ocurriendo y nadie sabía qué estaba aconteciendo.  Como no había mucho que hacer, para matar el tiempo los niños comenzaron a juntarse para jugar a las palmas, la comba y otros juegos que no precisaban de ningún objeto valioso.  Entonces un OVNI con un extraterrestre encaramado en la parte superior comenzó a llevarse a los niños, uno de ellos Febres, que fue abducido por un tubo mientras que su Robot-Dron (el pesado) permaneció pasmado viendo cómo se llevaban a Febres.  Adri y el resto de los niños volvieron a sus casas y les contaron lo sucedido a sus padres que se quedaron muy preocupados y sin saber qué hacer. 

Esa misma noche fue noticia en todos los países del mundo y las autoridades comunicaron que nos quedáramos en casa, que era la única manera de combatir a los extraterrestres. Al parecer estos extraterrestres se llevaban nuestros bienes más valiosos y que más felices nos hacen y como habíamos ido a la calle y seguíamos mostrándonos felices con nuestros amigos, habían decidido llevárselos también. La recomendación de las autoridades era firme y precisa: Mejor evitar salir de casa ya que, si no, nos quedaríamos sin las personas a las que más queremos. 

Después de unos días como por arte de magia los alíen dejaron de llevarse cosas y personas, pero todo el mundo estaba un poco triste porque estaban todo el tiempo en casa. En concreto, Adri echaba mucho de menos a su amigo Febres y estaba harta de Bob porque no paraba de preguntar por él e interrumpir todo lo que hacía. Decidida, se escapó esa misma noche en busca de sus amigos. 

Las noticias decían que los extraterrestres mantenían a los abducidos en una de las torres KIO de Madrid, curiosamente bastante cerca de su casa: subiendo por la avenida de Manoteras a la derecha. Se dirigió hacia allí con b0b ya que le fue imposible atarle a la mesa del salón…sacaba su súper brazo mecánico y rompía las cuerdas como si fueran algodón de azúcar. 

Cuando llegaron, se dieron cuenta de que la puerta estaba cerrada con una especie de candado alienígena y de que Febres se encontraba allí sin duda, ya que se le veía asomado a una ventana. Adri pensaba que les iba a ser imposible entrar, pero no tardo ni un minuto en alegrarse de haber traído a b0b que era una caja de sorpresas y que soltó un rayo eléctrico que destrozó el candado y que les permitió el paso al interior de las torres. 

Una vez dentro subieron por las escaleras para no llamar la atención y se dirigieron al piso en el que Febres se encontraba. Estaba custodiado por dos alíens que salieron tras Adri. Menos mal que b0b estaba pendiente y les lanzó una piedra muy grande quedando así los alíens sepultados por ella. Mientras los alíens permanecían atrapados Adri aprovechó para soltar a Febres y al resto de abducidos.

Salieron deprisa y corriendo, pero cuando Adri, Febres y b0b estaban a punto de escapar los alíens les cortaron el paso y les hablaron en nuestro idioma. Les dijeron que les perdonaran, que se encontraban muy solos en su planeta ya que no tenían amigos, ni juguetes y que querían ser aún felices como la gente de la tierra. 

Entonces la pizpereta Adri decidió echarles una mano y organizó un cargamento de juguetes que Bob se encargó de transportar con su súper brazo robótico al OVNI, además les dieron la bandera de Madrid para que recordaran que podían bajar a la tierra siempre que quisieran a jugar con ellos.

Cuando los alíens se fueron, se mandaron aviones en todas direcciones para devolver a su lugar de origen a los abducidos. Celebraron en sus hogares con fiestas, bailes y risas que tenían unos nuevos amigos, así como la vuelta a la normalidad.

avatar
  Subscribe  
Notify of