BLOG

19/02/2020

Os presento a la mascota de Chiflú

Jappy Junior

Os presento a este entrañable gorila que ayer fue donado a la asociación por Amaia, una niña de 9 años de Las Rozas. Amaia tiene un gran corazón y se preocupa por los demás. Su deseo es que Jappy reparta alegría y muchos abrazos y así será. Bautizado como Jappy Junior por mi hijo Alex, nuestro nuevo amigo forma parte ahora de la familia Chiflú. Si tenéis la oportunidad de achucharlo, veréis el “efecto sonrisa” que produce. ¡Yo ya lo he probado” 😉 ¡GRACIAS AMAIA!

18/02/2020

La Empatía

Hoy quiero compartir una anécdota para recordar la importancia de la comunicación positiva. Mi banco cometió unos errores con mi cuenta, cosa que le puede pasar a cualquiera. El caso es que me acerqué dos días distintos a la sucursal. Un día me recibió una persona y la segunda vez me atendió otra. La primera visita fue frustrante y me sentí incomprendida e impotente. La segunda vez terminé con una sensación de paz y de que mi situación realmente importaba. ¿Se había solucionado? No. Pero ya no me importó tanto. El sólo hecho de haber recibido una sonrisa, una disculpa, una charla llena de empatía y una preocupación real por resolver mi problema hizo que saliera de la oficina con una sonrisa. Esta misma tarde recibí un email de esta persona que me atendió para explicarme lo ocurrido, expresar su impotencia al no haber podido ayudarme más y volver a disculparse por las molestias. Quiero dedicarle hoy un abrazo y un GRACIAS RODRIGO.

03/02/2020

La importancia de la Comunicación

Aprendemos a ser padres, adolescentes, docentes, amigos, compañeros… A veces todo fluye y resulta fácil, agradable y divertido. Otras, cerramos los ojos deseando que las respuestas aparezcan milagrosamente y acompañadas de kilos de paciencia.

Tenemos que intentar estar preparados para afrontar situaciones inesperadas que nos lleven a una comunicación confusa y menos espontanea de la esperada y aprender a gestionarlo, en cada uno de nuestros diferentes entornos y empezando por la familia. Intentemos recordar el valor de crear vínculos, que a pesar de ser vulnerables e imperfectos, sean lo suficientemente fuertes para saber comunicar y resolver los conflictos que surgen en el día a día. La base de una buena comunicación dentro del núcleo familiar nos ayuda a prevenir y gestionar mejor las  emociones dentro y  fuera de nuestro hogar.

Sí, hay momentos duros y sabíamos que los habría.  Pero lo que olvidamos a veces es que no tenemos por qué aprenderlo todo solos y menos aún en caída libre. No por pedir ayuda vamos a ser menos capaces o aptos para ser padres, madres, profesionales, sino todo lo contrario. Y somos nosotros los que debemos transmitirles a los niños, y sobre todo a los adolescentes, que: ¡Lo valiente es saber pedir ayuda!

¡No se trata de sobrevivir sino de disfrutar de la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *